COMPRA ONLINE

Compra online

Consulta

Una empresa que se dedica a la venta de artículos online, en el mes de marzo de 2012, recibió un pedido, a través de la web que entregó debidamente.

La cliente realizó el pago del pedido, que ascendía a 870,54 € a través de Pay Pal, (medio de pago para transacciones online).

Posteriormente Pay Pal nos comunica que la compradora había cursado una devolución de cargo pidiendo a la entidad emisora de su tarjeta que cancelara el pago realizado, alegando que la compra se había realizado sin autorización para utilizar la tarjeta.

Por lo que Pay Pal, reembolsa los fondos al emisor de la tarjeta del compradora, cogiendo dichos fondos de la cuenta Pay pal de nuestro cliente. Que en consecuencia se queda sin cobrar.

Indiquen:

Que podemos hacer para recuperar el dinero.
Responsabilidad de PAY PAL, y acciones que podemos plantear frente a la misma, a fin de recuperar el dinero, que inicialmente cobramos. Fundamentación jurídica.
Cualquier otra consideración que tengan al respecto.
Respuesta

PayPal es un método seguro para realizar pagos y transferencias de dinero porque usa tecnología de encriptación SSL de 128 bits para proteger toda la información confidencial y el destinatario nunca recibe datos financieros como el número de tarjeta o cuenta bancaria ni información personal. Por lo tanto, no garantiza ninguna operación en cuanto al cobro, garantizando únicamente, que la información económica no llegará a ser utilizada de forma fraudulenta.

A mayor abundamiento, en la propia web de PayPal: www.paypal.com. Y en concreto, en el apartado “Acuerdos legales” “Condiciones de uso del servicio de PayPal”, la propia compañía advierte:

“Riesgo de cancelaciones de pagos:
Un pago recibido en su cuenta PayPal se puede cancelar más adelante (en algunos casos hasta 180 días después de la recepción del pago) si dicho pago es objeto de una devolución de cargo, una cancelación, una reclamación o si se invalida de cualquier otro modo. En estos casos, algunos pagos hechos a nuestros vendedores en su cuenta pueden devolverse al remitente o retirarse de su cuenta después de haberse efectuado o después de que se hayan entregado los artículos o servicios vendidos.”

Siendo que, al registrarse para acceder a los Servicios PayPal, debe leer y aceptar todos los términos y las condiciones contenidas, en las Condiciones de uso citadas.

Por lo tanto, y en cuanto a las responsabilidades de PayPal y las acciones que se pueden plantear frente a la misma, entendemos que, por los motivos aducidos, no cabe iniciar ningún tipo de acción contra los mismos, ya que no han incurrido, a priori, en negligencia alguna; y, sobre todo, ya que al aceptar las condiciones de uso del sistema PayPal, se está aceptando expresamente la posibilidad de lo ocurrido a la consultante.

Expuesto lo anterior, consideramos que para recuperar el dinero se deberán iniciar acciones contra el comprador, en virtud de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, y, en concreto, de lo dispuesto en su artículo 23.1:

“Los contratos celebrados por vía electrónica producirán todos los efectos previstos por el ordenamiento jurídico, cuando concurran el consentimiento y los demás requisitos necesarios para su validez.
Los contratos electrónicos se regirán por lo dispuesto en este Título, por los Códigos Civil y de Comercio y por las restantes normas civiles o mercantiles sobre contratos, en especial, las normas de protección de los consumidores y usuarios y de ordenación de la actividad comercial.”
Es decir, habrá que interponer un procedimiento monitorio o un procedimiento verbal, contra el comprador.

Conclusión

Entendemos que no cabe acción contra PayPal, pues lo único que facilita es un sistema seguro de pago: entendiéndose como seguro, no el cobro seguro de las transacciones realizadas, sino que los datos económicos que se le facilitan en la transacción son encriptados y por lo tanto, no se podrá realizar un uso fraudulento de los mismos.

Por lo tanto, en nuestra opinión, solo cabe dirigir una acción contra el comprador por incumplimiento contractual.

Normativa aplicada

Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico: artículo 23.1